José de Nazaret, hombre justo y bueno

José de Nazaret, hombre justo y bueno

1072
0
COMPARTIR
jose-de-nazaret

José de Nazaret, hombre justo y bueno

Conocemos por los Evangelios que José de Nazaret, hijo de Jacob, de la casa y familia de David, esposo de María y padre putativo de Jesús, era un hombre justo y bueno, porque al conocer que su esposa María se hallaba en cinta sin ser él su padre biológico, no quiso difamarla ni denunciarla públicamente, sino que  pensó  repudiarla en secreto. Pero al decirle un ángel en sueños que la criatura que hay en el vientre de su esposa María es obra del Espíritu Santo. José quedó satisfecho y contento,  y como un buen padre y esposo se hizo cargo de todas las obligaciones y deberes familiares.

De este modo, José viaja con su mujer, María en cinta, desde la ciudad de Nazaret a la ciudad de Belén para empadronarse en ella por ser él de la casa y familia de rey David. Llegados a Belén, María da a luz a un niño primogénito en un pesebre, porque no encontraron alojamiento. Cómo  padre religioso judío, a los ochos días de la circuncisión del niño, le pone el nombre de Jesús, a los cuarenta días de la purificación de María lleva a Jerusalén a su esposa María y al niño Jesús para presentarlo al Señor en el templo y a los doce años le lleva consigo y con su madre María a Jerusalén para celebrar la fiesta de la Pascua judía.

 En Nazaret, José trabaja en el oficio de artesano  para alimentar y cuidar de su hijo putativo Jesús y de su esposa María procurándoles todo lo necesario y conveniente para vivir con dignidad. Los Evangelios no dicen el tiempo que vivió ni dan la fecha de su fallecimiento. Lo que sabemos es que no es mencionado en los Evangelios en la vida pública de Jesús, lo que nos lleva a pensar que falleció antes.

 Según escribe san Mateo en el capítulo 13, versículos 54-56, los vecinos de Nazaret, admirados de la sabiduría y poder de su hijo putativo Jesús, se preguntaban: ¿no es hijo del artesano? La Iglesia de los primeros siglos de cristianismo  lo concreta  en el oficio de carpintero. Decían: ¿No es su madre María,  sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas?, ¿no viven aquí todas sus hermanas? La palabra aramea, hermanos, presenta ciertas dificultades de interpretación, porque puede significar tanto hermanos carnales  como primos carnales. En el primer caso, los citados hermanos  serían solamente hijos de José, y en el segundo caso, serían hijos de Cleofás y hermano de José,

 La ciudad de Nazaret se halla a la altura de 380 metros sobre el nivel del mar. Descansa en unos valles que unen a dos montes. La antigua ciudad de Nazaret fue destruida y reconstruida en los siglos XII y XIII. San Jerónimo la llamó: flor de Galilea, porque estaba rodeada de flores y de plantaciones de higos, granadas y de otras frutas, y sus habitantes eran pastores y artesanos.

Actualmente, podemos contemplar en Nazaret, el Manantial de Santa María, la Iglesia griega de San Miguel y la Iglesia basílica católica de la Anunciación, que albergaba el hogar que fue de la  familia formada por  José, María y Jesús. Se halla  regida por los religiosos franciscanos que desempeñan una labor meritoria y testimonial cristiana. Construida en 1967  sobre otra  del año 1730, que a su vez había sido levantada sobre otra de la Edad de Medía. Cerca de dicha Iglesia basílica de la Asunción se halla también la Iglesia de José que alberga la gruta del taller de artesano de José.

La iconografía paleocristiana y los Padres de la Iglesia muestran a José de Nazaret como un hombre joven, sin embargo, muchos artistas posteriores lo  presentan como una persona anciana, cuya representación  es abandonada por la de un hombre juvenil llevando una vara florida en la mano o en compañía de su esposa María con un cayado o con un instrumento de su oficio de artesano

José de Nazaret fue muy admirado y querido por los Padres de la Iglesia y Doctores de la Iglesia como una persona justa y buena y como un modelo  de humildad, obediencia y  trabajo. Santa Teresa escribe en Libro de la Vida: Tomé como a abogado y señor al glorioso san José y encomendándome a él mucho. No me acuerdo hasta ahora de haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer. Es cosa que espanta las grandes mercedes que Dios me ha hecho por la intercesión de este bienaventurado santo.

 En el año 1870, el papa Pio IX lo proclama Patrón de la Iglesia Universal  por ser padre putativo de Jesús y esposo de María. En el año  1955, el papa Pio XII, lo hace Patrono del Obrero por ser un obrero artesano. En el año 1989, el papa Juan Pablo II publica la exhortación apostólica Redemptoris Custos. En el año 2013, el papa Francisco dice: José de Nazaret ejerció el deber de Custodio de su familia con discreción, humildad, en silencio, pero con una presencia constante y una fidelidad total.

Por todo ello, considero que José de Nazaret es un hombre  justo y bueno y un modelo de padre. De ahí que la Iglesia y la sociedad cristiana  lo presente en el día, 19 de marzo, como el Día de la Fiesta del Padre.

José Barros Guede

A Coruña, 17 de marzo de 2015

DEJA UNA RESPUESTA

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.