Encuentro Presbiteral en el Seminario Menor de Palencia

Encuentro Presbiteral en el Seminario Menor de Palencia

59
0
COMPARTIR

Encuentro Presbiteral en el Seminario Menor de Palencia

«Lo que he hecho este tiempo es: Amaros y Quereros. Y lo que quiero continuar haciendo es Orar, Oír, Escuchar, Conocer y Visitar».

Esta mañana, lunes 26 de septiembre, el Seminario Menor ha vuelto a sentir el auge que tuvo en su momento y lo hizo no con niños que acudían a sus clases pero sí con los sacerdotes de nuestra Diócesis y con el diácono permanente que han acudido a la llamada realizada por nuestro obispo D. Manuel con la intención de tener un encuentro fraterno.

Hoy se han dado cita alrededor de 150 sacerdotes y han comenzado la jornada con un momento de oración. Acto seguido, el prelado de la diócesis Mons. Manuel Herrero -acompañado por el vicario general D. Antonio Gómez y el vicario de pastoral, D. Juan José Martínez– se ha dirigido a todos con un saludo en el que lo primero que les ha deseado a los sacerdotes es paz y también les ha dicho que en este día quiere abrir su corazón a todos ellos.

Su intervención ha girado en un primer momento en torno a tres palabras importantes: Gracias, Perdón y Permiso. «Gracias a toda la iglesia diocesana y a todos los sacerdotes: Gracias por lo que hacéis, por lo que sois, por el sacrificio que realizáis, por la oración y por vuestra presencia» […] «Perdón: todos metemos la pata y en estos 100 días que llevo con vosotros, me habré equivocado aunque sin mala intención» Y «pido también Permiso: pido vuestro consentimiento para contar con Vosotros, contar con vuestra colaboración».

Ha continuado D. Manuel su intervención haciendo un balance de lo que ha hecho en estos 100 días de su llegada a la Diócesis, las comunidades y parroquias que ha visitado, las fiestas en las que ha participado, los encuentros que ha tenido con los distintos sacerdotes… pero este balance lo ha resumido dirigiéndose a los sacerdotes: «lo que he hecho este tiempo es: Amaros y Quereros. Y lo que quiero continuar haciendo es Orar, Oír, Escuchar, Conocer y Visitar».

Un planteamiento que quiere seguir estando presente en su vida cotidiana: «Quiero desplazarme allí donde estáis, veros en faena. Mi planteamiento es tener un encuentro personal con cada uno. Asimismo, mi puerta está y estará siempre abierta a todos vosotros».

¿CÓMO ESTAMOS?

En palabras de nuestro Obispo de cómo ve a los sacerdotes de la Diócesis asegura que «Veo al clero de Palencia bien. Somos un clero como los de otras diócesis. Con sus logros y dificultades. Pero he encontrado un buen y sano presbiterio». Y ha añadido «Os valoro, creo y confío en vosotros y os pido que juntos vivamos este tiempo con alegría y esperanza».

Manuel ha destacado que «pasamos por un cambio de época, una transición social y eclesial. Pasamos por dificultades, existe un envejecimiento de la población, de los sacerdotes y de las comunidades parroquiales, pero he encontrado en los sacerdotes una actitud abierta y realista, con ganas de trabajar juntos, la mayoría de los sacerdotes tenéis olor a oveja, unos van delante, otros en el medio y otros al final, pero todos con olor a oveja. He visto sacerdotes con ganas, con esperanza activa».

¿QUÉ PRETENDO?

«Quiero que veamos juntos qué hay que hacer y qué podemos hacer». D. Manuel ha recordado las palabras del Papa Francisco en el encuentro de Obispos que recientemente se ha celebrado en Roma: «tenemos que sentir el escalofrío de sentirnos anticipadamente amados por Dios».

Y ha añadido «quiero evangelizar de una manera nueva, en ardor por ese escalofrío de sentir el amor de Dios sin ser tibios. Llevar la Alegría del Evangelio, un evangelio que nos lleve a la conversión misionera».

Manuel ha hecho referencia en varios momentos a volver a la esencia de las primeras comunidades cristianas. Y ha definido su papel como el de «ser padre, hermano y amigo. Ser servidor, tomar decisiones consensuadas, dispuesto a sufrir pero intentando vivir con alegría y con confianza en Dios».

TAREAS INMEDIATAS

Entre las tareas inmediatas, D. Manuel ha señalado que la primera y principal es -como nos anima el Papa Francisco en la Evangelii Gaudium– fomentar «la conversión de las personas», pues sin esta conversión, nada de los que nos propongamos será posible.

También a corto plazo se va a proceder a la renovación de los Arciprestes, y a la elección de los distintos órganos colegiados indispensables en la Diócesis -Consejo Presbiteral, Consejo Pastoral Diocesano, renovación del Consejo de Asuntos Económicos, Comisión de Párrocos. Desde todos ellos se irán trabajando las distintas cuestiones y se planteará un nuevo Plan Pastoral Diocesano que cuente con el concurso y mayor consenso posible de toda la Iglesia palentina: presbíteros, religiosos y laicos.

Manuel ha concluido su intervención deseando que «vivamos esta nueva etapa asumiendo lo mejor de lo vivido en el camino, un camino marcado por la alegría y despertar la pasión por la Misión».

ACENTO ESPECIAL PARA ESTE AÑO

Además de todo lo anterior y sin olvidar el quehacer ordinario de la vida diocesana, este curso se pretende poner un acento especial en “Despertar y acompañar las posibles llamadas del Señor: de una manera singular al ministerio ordenado”.

La necesidad de nuevas vocaciones al sacerdocio es una de las urgencias que vive hoy la Iglesia también en Palencia. Y responder a ella requiere de un nuevo impulso y de un trabajo coordinado en las familias cristianas, en las parroquias y arciprestazgos, y de manera especial en las distintas Delegaciones Diocesanas (Clero, Familia, Juventud, Vocaciones, Catequesis)… todo ello sin olvidar el necesario acompañamiento personal a todos aquellos jóvenes que sientan de alguna manera la llamada del Señor.

Oficina de Comunicación de la Diócesis de Palencia

26 de septiembre de 2016

DEJA UNA RESPUESTA

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.