martes , 29 septiembre, 2020

Santa María Virgen

Inicio Santa María Virgen

La Novena y la Fiesta de la Virgen de la Mayor de Sigüenza

0

La Novena y la Fiesta de la Virgen de la Mayor de Sigüenza

“María, peregrina de la fe”, lema de la Novena y Fiesta de la Virgen de la Mayor de Sigüenza, del 9 al 19 de agosto de 2013, en la catedral seguntina

Domingo 12 de mayo, 49º Marcha Diocesana a Barbatona

0

Domingo 12 de mayo, 49º Marcha Diocesana a Barbatona

 El santuario de la Virgen de la Salud de Barbatona, en la diócesis de Sigüenza-Guadalajara, se apresta para una nueva marcha diocesana, que a lo lardo de todo el día congregará a unas 15.000 personas

Milagro en Lourdes: el 11 de febrero es la fiesta de la Virgen de Lourdes

0

Testimonios y sensaciones de una peregrinación

A finales del pasado verano peregriné por cuarta y hasta ahora última vez a Lourdes. El Santuario y su conjunto estaba tan espléndidos y tan abarrotados como siempre, si bien, según decían los habitantes del lugar, ya empezaba a notarse un menor número de peregrinos. Lourdes destilaba, una vez, su inconfundible aroma de plegaria, fervor, eclesialidad y milagro.

María Inmaculada, estrella de la esperanza (Homilía y oración)

0

A modo de homilía para la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María a la luz de la encíclica “Spe salvi” (por Jesús de las Heras Muela)

La solemnidad litúrgica de la Inmaculada Concepción de María es también la fiesta de la esperanza. En el privilegio y misterio inmaculista, María, orgullo de nuestra raza, se nos muestra no sólo su esplendor y el don de Dios a Ella, sino el anuncio y la prenda de que también todos nosotros, hijos de Dios e hijos de María, estamos también llamados a la santidad, siempre reflejo del esplendor de Dios. Y esta es la gran esperanza que nos salva: Dios está de nuestra parte, como lo estuvo de parte de María.

“Ave, stela maris”
El último capítulo de la encíclica de Benedicto XVI “Spe salvi” está dedicada la María Santísima, la estrella de la esperanza, al hilo de una hermosa expresión acuñada por la Iglesia hace ya más de millar de años: “Ave, stela maris”.

“La vida humana –indica el Papa- es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es un como viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en que el escudriñamos los astros que nos señalan el camino. Ellos son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar a Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía. Y ¿quién mejor que María podría ser para nosotros estrella de esperanza, Ella que son su <sí> abrió la puerta de nuestro mundo a Dios mismo; Ella que se convirtió en el Arca viviente de la Alianza, en la que Dios se hizo carne, se hizo uno de nosotros, plantó su tienda entre nosotros” y se hizo, fue, es y será por los siglos la Esperanza que salva y no defrauda para toda la humanidad.

Una vida redimida en la gracia y en la esperanza

Repasar la vida de María, hacer memoria agradecida e interpelada de su existencia humana es un canto a la esperanza, es una demostración de la verdad de la esperanza cristiana. Ella es la estrella de la esperanza, la Madre de la Esperanza porque fue humilde esclava del Señor, porque vivió en el contacto íntimo y permanente con la Palabra de Dios, porque se fió de Dios, porque dijo <sí> en la Anunciación y en sus entrañas purísimas se encarnó el Dios de la Vida y de la Esperanza.

María es la estrella de la esperanza en la Natividad del Hijo de Dios e Hijo suyo, en la presentación en el Templo cuando el anciano Simeón le dijo que una espada de dolor que atravesaría el alma. María es la estrella de la esperanza porque cuando comenzó la vida pública de Jesús ella supo quedarse a un lado, en penumbra, en silencio, en espera de que se cumplieran las Escrituras y la promesa de Dios. María es la estrella de la esperanza porque supo indicar en Caná de Galilea que es preciso hacer lo que El nos diga. María es la estrella de la esperanza, es la Madre de la Esperanza, porque el Viernes Santo en el Calvario esperó contra toda esperanza ante el cuerpo destrozado, muerto e inerte de su Hijo y creyó y esperó la alegría inenarrable del Domingo de Resurrección y su eco y definitivo impulso misionero en Pentecostés cuando el Espíritu Santo renovó definitivamente, en realidad y en prenda, la faz de la tierra.

Plegaria a la Virgen de la Esperanza

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra,
enséñanos a creer, esperar y amar contigo. Indícanos el camino hacia el Reino.
Estrella del mar, brilla sobre nosotros y guíanos en nuestro camino.

Virgen Inmaculada, muéstranos la belleza de la gracia, el esplendor de la santidad. Ayúdanos a combatir el pecado y a buscar el perdón.

Tu Hijo es la Gracia, el Esplendor de la santidad, Quien quita el pecado del mundo y Quien, con su sangre derramada en la cruz, nos abraza en el perdón, en la reconciliación y en la paz.

Santa María de la Esperanza, mantén el ritmo de nuestra espera y de nuestra esperanza, que solo se muestran, se demuestran y se avalan en el amor, en las obras de caridad y en la coherencia cristiana de vida. Amén.

Textos antiguos sobre la Inmaculada Concepción (Fiesta 8 de diciembre)

0

San Pedro Crisólogo: «…la Virgen se ha convertido verdaderamente en madre de los vivientes mediante la gracia, Ella que era madre de quienes por naturaleza estaban destinados a la muerte». (Sermón 140, 4; PL 52, 557B-557B).

Versos a la Inmaculada Concepción de María (Fiesta 8 de diciembre)

0

«TÚ QUE SURCAS EL AIRE», de Leopoldo Panero

La fiesta de la Inmaculada Concepción de María es también la fiesta más popular en la diócesis de Sigüenza-Guadalajara

0

Apuntes para una historia sobre la tradición inmaculista en Sigüenza-Guadalajara ante la fiesta del sábado 8 de diciembre de la Inmaculada Concepción

 Jesús de las Heras Muela

 

El dogma y devoción a la Inmaculada Concepción de María  es el aspecto más destacado de la historia mariana y mariológica de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara, que fue adelantado teológico y apóstol constante de esta verdad y misterio.

Los siete dolores de la Santísima Virgen María (Memoria litúrgica el 15 de septiembre y el Viernes de Dolores)

0

Primer dolor: 

La Virgen de los Dolores es Santa María de la solidaridad: La Iglesia celebra el 15 de septiembre a la Virgen de los Dolores, por Jesús de las Heras Muela

0

El 15 de septiembre es la fiesta de la Virgen de los Dolores. Si el día anterior contemplamos y celebramos la Exaltación de la Santa Cruz, al día siguiente, siempre al pie de ella -de la Cruz-, hallamos y celebramos a María Santísima, la Madre del Crucificado y la Madre de todos los crucificados de la historia y del presente, la Virgen de los Dolores, la Corredentora, la Virgen solidaria con todos los que sufren.

¿Quién es la Virgen de la Mayor de Sigüenza? Su fiesta, desde finales del siglo XVI, es el domingo siguiente a la Asunción

0

Es la Virgen que mira al pueblo. Es la Virgen que sonríe y bendice a sus fieles, que la veneran con amor filial desde el siglo XII. Es la Virgen elegante y señorial que porta al Niño Jesús y que muestra, en catequesis de talla, la verdad de su humanidad y divinidad.

Es la Virgen florecida, en claveles, gladiolos y nardos, que exhala el inconfundible buen olor de Cristo. Es la Virgen que enseña la grandeza del misterio y de la misión de María Santísima, la Intercesora y la Modelo. Es la Virgen compañera de camino y de afanes, transmisora de fe, de esperanza y de caridad. Es la Virgen Eucarística, que guarda en su regazo materno a Jesús Sacramentado y nos lleva siempre a El.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies