Abre sus puertas el nuevo Archivo Diocesano, un gran tesoro documental para...

Abre sus puertas el nuevo Archivo Diocesano, un gran tesoro documental para Ávila

6
0
Compartir

Abre sus puertas el nuevo Archivo Diocesano, un gran tesoro documental para Ávila

Ya es una realidad. El nuevo archivo diocesano abre oficialmente hoy sus puertas a la ciudadanía abulense como un “cofre” que alberga en su interior importantes tesoros. Así lo ha definido nuestro Obispo Don Jesús, en un acto en el que ha estado acompañado por el director del archivo (D. José Antonio Calvo), el arquitecto de la diócesis, así como representantes de las distintas instituciones y administraciones públicas de Ávila.

Se trata de un edificio construido en los terrenos del Seminario, justo detrás del edificio principal de éste. Ha tardado año y medio en concluirse, con un coste de 1,5 millones de euros. Consta de 1.200 metros cuadrados de superficie construida en una sola planta. La mitad está destinada al archivo en sí, pero también podemos encontrar un espacio de trabajo para investigadores, una sala de expurgo para tratar e inventariar los documentos, y tres búnkeres o salas protegidas: una para archivos parroquiales, otra para los archivos de Curia, y una más para los fondos de la Catedral. Todos los documentos tendrán aquí un óptimo nivel de conservación, cuidando de la temperatura y humedad para preservarlos del paso del tiempo y no dañar su valor histórico.

Unos documentos que llegarán a ocupar 20.000 cajas, y que, hasta el momento, han estado repartidos por distintas sedes. Con este nuevo archivo, se consigue no sólo guardar y cuidar, sino también compartir la importante documentación de la Iglesia de Ávila, que nos brinda la oportunidad de conocer la historia de la provincia. Su director, D. José Antonio Calvo, ha insistido en haber conseguido llevar a cabo la petición del Obispo para que, tanto la empresa constructora, como los materiales, los trabajadores e incluso el mobiliario, procedieran todos de empresas de Ávila, para contribuir así a la economía de la ciudad.

Por su parte, Mons. García Burillo ha afirmado que el nuevo archivo contiene “la vida de la Iglesia y de sus fieles, que también son hijos de la propia Iglesia y ciudadanos”, por lo que le convierte en una “fuente de investigación al servicio de la cultura y la fe”. Algo refrendado por Calvo, que considera que este espacio es una “gran aportación a la sociedad y a la Iglesia abulense”, ya que su objetivo es “proteger un patrimonio histórico y monumental de primera magnitud”.

Se conservan documentos desde el siglo XII. Como curiosidades que nos encontraremos en él, destacan los archivos de la repoblación de la ciudad de Ávila en el siglo XII, o la primera partida de Bautismo del mundo, fechada en 1482: una mujer llamada Magdalena, de la localidad abulense de Viñegra de Moraña.

El estado de conservación de los documentos es “relativamente bueno” según el director del Archivo, que reconoce la labor de “muchos sacerdotes que han ido conservando los documentos, a veces en situaciones realmente malas”.

Hay algunas lagunas en el fondo documental porque en las situaciones de conflicto, como la Guerra de la Independencia o la Guerra Civil, se destruyeron documentos.

De sus 600 metros cuadrados de superficie, destaca la gran sala destinada al archivo de Curia, que ocupa prácticamente la mitad del edificio. Allí se dispondrán documentos “que han sido poco explotados hasta ahora, pero con un gran valor histórico. Por ejemplo, tenemos beneficiales desde el siglo XVI. Son los informes que presentaba un sacerdote cuando se hacía cargo de una parroquia sobre la situación de la misma y de su entorno. Así podemos descubrir cómo era Ávila y sus pueblos en una determinada época: el inventario de la parroquia, la disposición de los montes, cómo estaban las calles, …”, destaca D. José Antonio Calvo.

Como señalaba el arquitecto del Obispado, D. Luis García Palomo, “con las vistas que tenemos desde aquí y los ventanales con los que cuenta el Archivo, queremos mirar a la ciudad, de la que conservamos su pasado, pero a la vez invitar a la ciudad a que venga hasta aquí a descubrir su historia”.

El Sr. Obispo ha aprovechado la inauguración del nuevo archivo para reclamar la vuelta de los documentos expoliados en el siglo XIX, y que se conservan en su mayor parte en la Biblioteca Nacional. Entre todos ellos, la conocida como “Biblia de Ávila”, de gran valor histórico y artístico. “Ya la hemos reclamado en numerosas ocasiones. Sabemos que la tienen muy bien cuidada y guardada, pero nos gustaría que vuelva a Ávila. Ahora que tenemos las condiciones oportunas para su conservación, quizá podamos seguir insistiendo para que regrese”.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.